Cómo cebar un mate: el arte de cebar

como cebar un mate paso a paso

Para aprender cómo cebar un mate es necesario entender qué función tiene cada uno de los elementos que componen la mateada: el agua, el mate, la bombilla, la yerba… y el cebador.

Los elementos para preparar un mate son:

  • el agua caliente
  • el termo o pava que la contiene
  • un mate
  • una bombilla 
  • la yerba mate. 

Dentro de estos elementos, existen infinitas combinaciones, y cada una de ellas le dará un sabor y experiencia única a la mateada. 

Hay quienes usan termos en acero inoxidable , otros directamente usan la pava, algunos toman con el agua en 75 grados, otros con el agua casi hirviendo, hay mates en acero inoxidable, mates de calabaza, mates de madera, mates de plástico, bombillas de acero inoxidable, aplaca, bronce , en aluminio e incluso en caña de bambú. Y la yerba mate puede ser con o sin palo, con o sin azúcar, con o sin hierbas, y hasta donde llegue la creatividad e imaginación de cada uno. 


El paso previo | Proceso de curado del mate.

El sabor de los mates también dependerá de cómo haya sido el proceso de curado del mate. Hemos hablado anteriormente sobre esto también en el paso a paso de “cómo curar un mate, y por qué”.


Existe también una especie de ciencia detrás del cebado de un mate, en el que entendiendo cómo influye cada uno de estos elementos en la cebada, podremos disfrutar de mejores y más rendidores mates. 

Empecemos con la célebre frase de Pedro Narciso Arata: “La palabra cebar nos expresa la idea de mantener, alimentar, sustentar algo en estado floreciente. Se quiere indicar, con la frase cebar mate, no el acto de llenar el mate con agua caliente, sino mantener ese mate en condiciones siempre apetitosas”.

A partir de esta definición de lo que realmente significa cebar un mate, vamos a describir paso a paso, el rol de cada elemento para que esto suceda.

Cómo cebar un mate: Paso a paso

  1. Empecemos por el agua. Ésta debe estar en un punto justo, por sobre los 75 grados y por debajo de los 85 grados para que se permita disfrutar de todas las bondades que ofrecen las hojas, los palos y el polvo de esta infusión. Fuera de ese rango, se puede arruinar una mateada, ya que si el agua está muy fría la yerba puede enfriarse y no llegan a liberarse las propiedades de la yerba a la infusión en cuestión, o ésta puede quemarse en el caso contrario, cuando la temperatura del agua supera cierta temperatura. El primero de los casos puede remediarse, deberemos contar con una fuente de agua caliente que pueda redimir esto. En el segundo de los casos, deberemos cambiar la yerba ya que al quemarse perdió sus propiedades, y el mate no se disfrutará en todo su potencial. Esto se puede prever calentando el agua unos 2 grados por encima de la temperatura deseada antes de volcarse dentro del termo, para luego ir ajustando la temperatura del agua con dosis de agua natural o tibia para compensar la temperatura y evitar que ésta esté muy fría o que sea superior a la recomendada.Un mate tibio genera desórdenes fisiológicos que todos queremos evitar. Y por el otro lado, un mate hirviendo agota los principios activos de la yerba mate con la primer cebada, logrando un mate lavado a partir del segundo o tercer mate, donde ya no se podrá observar la espuma característica de un mate bien cebado. Recordemos nuevamente que el acto de cebar un mate se refiere a mantener el mate siempre en condiciones apetitosas u óptimas durante lo que dure la mateada. 
  1. El termo es una pieza clave, ya que éste vendría a ser el guardián y responsable de mantener la temperatura del agua en los niveles que hayamos definido. Ya hemos hablado de las características de un buen termo en acero inoxidable.
  1. El mate no es solo un recipiente donde se echa la yerba, es mucho más que eso. Un mate debe cumplir con ciertos requisitos. 
  • Debe ser lo suficientemente resistente para no echarse a perder con los golpes típicos por el uso cotidiano. 
  • Tiene que ser capaz de mantener la temperatura de la yerba para que no se laven los mates de manera prematura.
  • Debe aislar el calor del mate de la mano, para evitar que uno se queme.
  • Tiene que ser de un material que sea apto para ser usado por alimentos de consumo humano.
  1. La bombilla, debe cumplir con su rol específico: absorber el líquido desde su filtro a través de su cuerpo hasta la boquilla, sin que se cuelen partículas de yerba mate al succionar. Este es el rol básico, luego hay mil matices, como el material de composición de la bombilla (aluminio, bronce, acero inoxidable, alpaca, plata, etc;), su estructura, el tipo de filtro, su estética, etc. 
  1. Y yerba mate también existen incontables variantes: tradicional con palo, sin palo, sin polvo, saborizadas, con café, e infinitas combinaciones en cuestión de porcentajes de la composición del mix de los tres elementos que la componen originalmente: hoja, palo y polvo.

El rol del cebador de mate 

Para lograr el verbo cebar, una acción debe llevarse a cabo. Acá entra la figura del cebador, aquella persona encargada de mantener el mate en condiciones apetitosas durante toda la mateada. 

  • La primera acción es calentar el agua a la temperatura deseada y verterla en el termo.
  • Llenamos el mate hasta tres cuartas partes con la yerba mate de nuestra preferencia, colocamos una mano por sobre la boca del mate, tapando su orificio, y agitamos el mate boca abajo. De esta manera, todas las partículas más pequeñas se irán hacia la boca del mate, adhiriéndose a nuestra palma. Retiramos la mano suavemente, inclinando el mate hacia un costado para que la yerba mate quede con una pendiente (ya les contaré para qué sirve esa pendiente). De esta manera, habremos invertido la posición de los componentes de la yerba mate dentro del mate, habrán quedado las hojas y palos más grandes en la parte inferior, los de tamaño mediano en el medio, y las partículas más pequeñas y el polvo desperdigados entre el centro y la copa del mate. Esto es esencial para evitar que las partículas más pequeñas queden en la base del mate, que es donde va a introducirse la bombilla. Así evitamos que se filtren las hojas más pequeñas y el polvo por las hendijas de la bombilla, afectando su función principal y entorpeciendo el fluir del líquido por el cuerpo de la bombilla hasta la boca del tomador.
tips para cebar mate
Pasos previos a cebar un mate: Sacar el polvillo de la yerba.
  • Antes de introducir la bombilla, se debe aplicar un chorrito de agua tibia o caliente, en la pendiente inferior de la yerba, que será donde irá la bombilla. Esto se hace para que la yerba comience a hincharse al absorber el agua, y disminuyendo las chances de que las partículas secas más pequeñas se filtren por el extremo inferior de la bombilla al contacto con esta. 
  • La bombilla se introduce tapando el extremo superior o boquilla con el dedo pulgar, ubicando el extremo inferior en la parte más baja de la pendiente de yerba mate. De esta manera, también evitamos que se tape la bombilla, no dejando ingresar las pequeñas partículas de yerba por el filtro de la bombilla, evitando que se genere el efecto chimenea que llevaría a todas las pequeñas hojas y polvo a introducirse por el filtro de la bombilla, en sentido ascendente.

TIP: El primer chorrito de agua no solo tiene un fin práctico como mencionado anteriormente, sino que también evitará que se queme la yerba en caso de que el agua que hayamos calentado haya superado su punto de hervor, arruinando así toda la cebadura. Además, la temperatura del primer chorrito de agua determinará el sabor de la infusión durante toda la mateada. Si el chorrito es tibio, tirando a frío, la yerba tendrá un sabor suave. En cambio, cuanto más caliente, más fuerte será el gusto de la infusión desde el primer mate al último.

El primer mate es del cebador 

Ya estamos en condiciones de cebar el primer mate. El agua debe verterse en pequeñas dosis, muy suave, por sobre la bombilla en la base de la pendiente, dejando siempre una porción de yerba seca en el extremo opuesto. 

El primer mate siempre le corresponde al cebador, ya que será este quien pueda controlar la temperatura del agua, y hacer los ajustes correspondientes en caso de requerirse. También será quien tomará el primer mate, que puede contener pequeñas partículas de yerba, “sacrificándose” por el resto de la ronda. 

Un buen primer mate cebado deberá lucir armonioso, con una combinación de texturas, colores, aromas y sabores. Se deberá lucir muy bien el contraste entre la yerba seca y la mojada, y se deberá poder apreciar una leve capa de espuma por sobre la zona cebada. 

Cómo cebar el mate: Tips para que no se lave

La yerba debe humedecerse paulatinamente para lograr que las hojas absorban el agua y puedan luego transferir sus propiedades a la infusión que se estará tomando. Si se ceba muy rápido, no le permitirán a la yerba recomponerse, y ésta perderá capacidad para absorber el agua, “lavando” la yerba. Se debe cebar moderadamente, permitiendo que la yerba absorba el agua en pequeñas cantidades y se vaya hinchando. También se deberá permitir unos segundos entre cebada y cebada, prolongando la vida útil de la yerba.

A medida que se va desgastando el efecto espumante de la yerba cuando se ceba, deberemos ir vertiendo el agua cuidadosamente por sobre la yerba que se mantiene aún seca, renovando de esta manera la infusión.

como cebar un mate
Cebando un mate perfecto ● Paso a paso

 ¿Qué significa ensillar el mate?

El acto de cebar supone mantener el mate en óptimas condiciones a lo largo de la mateada, hasta que éste se lave y haya que cambiar la yerba en su totalidad, o una parte, a esta última acción se la denomina “ensillar el mate”. 

El sexto sentido del cebador.

Para ser un buen cebador, es necesario no solo agregar agua a la yerba, sino que hay que tener en cuenta otros factores que influyen en cómo nos percibirán como cebadores, algunos de los cuales son: la cantidad de personas participando de la ronda, la temperatura del agua, la velocidad en la que se vierte el agua por sobre la yerba, el lenguaje corporal de la persona que recibe y prueba la infusión, el lenguaje típico del mate y el entender la física y la ciencia del proceso que envuelve una mateada.

La ronda del mate: ¿cómo funciona?

Si se está mateando con una persona o más, se debe recordar el orden y seguir la ronda en el mismo sentido en el que se empezó.

Cuanta más gente haya participando de la mateada, habrá que mantener más atención porque es más fácil olvidar a quién se le entregó el último mate o a quién le corresponde el siguiente; y directamente proporcional será el nivel de memoria de la persona que sea próxima a recibirlo, ya que habrá estado esperando con ansias su turno, y difícilmente se le olvide.

El cebador deberá incorporar información de las personas con las que matea para que con el paso del tiempo, vaya adaptando sus cebadas a las personas con las que comparte este hermoso ritual. Cebando mate uno aprende y va conociendo a cada participante. 

Está en el cebador leer el lenguaje corporal de las otras personas. Si el agua está muy caliente o muy fría, si el mate les parece muy corto o si les lleva una eternidad poder terminarlo, si creen que lo llenamos mucho o si estamos usando más yerba de la que deberíamos, etc. El poder leer este lenguaje nos permitirá personalizar cada cebada a la persona que esté recibiendo el mate, mejorando nuestra reputación como cebadores.

Dichos típicos del mate: La jerga propia. 

Suelen existir dichos típicos del mate, haciendo de la mateada más fluida sin necesidad de reafirmar el significado de alguna sugerencia que nos hagan. Si nos dicen que está un poco lavado, habrá que analizar si podemos “ensillarlo”, y cambiar parte de la yerba usada por yerba nueva para prolongar la mateada, si nos dicen que no se quieren ir “rengos” significa que nos aceptan un último mate antes de marcharse, y por último si nos dicen “Gracias” sabremos que ya tomaron suficiente y no quieren participar de la ronda.

De todas maneras, nosotros creemos que el mate ya trascendió estos dichos, y quedaron más como una leyenda que como un lenguaje obligatorio a la hora de matear. Un ´gracias´ ya no se toma como culminación de la mateada sino como un gesto hacia el cebador.

El mate debe pasarse con la bombilla apuntando al tomador, y recibirse con la bombilla apuntando al cebador.

Estos son algunos puntos clave a tener en cuenta a la hora de cebar un mate, y si seguimos estos consejos podremos ir construyendo nuestra reputación como cebador de mate.

Que nos elijan para cebar es un orgullo que nos alegra cada vez.

Escrito por Jeremy Kraayenbrink, co-fundador de Un Mate.

¡Un aplauso para el cebador!

Conocé nuestros productos para mateada perfecta en nuestra tienda:

www.un-mate.com.ar

Publicado por Un Mate

Un blog x Un Mate - Nuestra manera de vivir el mundo del mate.

Un comentario en “Cómo cebar un mate: el arte de cebar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: